La Desaladora está a la vanguardia en eficiencia, con un consumo de energía de 2,8 kWh/m3 procedente al 100% de fuentes renovables

La región de Atacama con un déficit del 99% respecto al promedio histórico de precipitaciones, entre 1981 y 2010, sufre una grave crisis hídrica, marcada por la sequía que padece el país y por un agotamiento y deterioro de los acuíferos del río Copiapó.

En torno a esta necesidad surge la Planta Desaladora de Atacama, la planta desaladora destinada a consumo humano más grande de Chile y la primera de este tipo financiada y la primera de este tipo financiada íntegramente por el estado de Chile a través de la Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios ECONSSA Chile.